Productos y comidas típicas

La zona turística “Patagonia de los Lagos” ofrece una variada gastronomía típica patagónica que es el resultado del aporte de los pioneros llegados de Europa. Ellos trajeron ciertos platos de su gastronomía como la fondue y el strudel, que fueron conjugados con sabores regionales.
Villa La Angostura, San Martín de los Andes, Junín de los Andes y Villa Traful, han desarrollado gran cantidad de especialidades: dulces (rosa mosqueta y frutas finas), alfajores rellenos con dulces típicos, chocolates artesanales, ahumados (truchas, jabalí, ciervo, quesos, etc.), embutidos (con carne de ciervo y jabalí), paté, cervezas, licores, escabeches, quesos, conservas y miel.
En los restaurantes de estos centros turísticos de montaña, prestigiosos chefs se lucen creando platos en los que se utilizan productos locales: cordero, trucha, ciervo y frutos del bosque, para la elaboración de diversas recetas como: fondue, raclette, arrollado de cordero, curry de cordero, postres con chocolate y frutos del bosque, entre otros; además de los clásicos argentinos como el asado, pizzas y las empanadas. En Aluminé y Villa Pehuenia, la gastronomía es similar a la de las demás localidades turísticas que conforman esta zona, a la que se suma la producción y fraccionamiento de miel.
Su menú se enriquece y se diferencia por la utilización del Piñón (fruto de la Araucaria o Pehuén) en salsas para pastas y en harina para la elaboración de alfajores. Este fruto es típico de esta región y ha sido utilizado milenariamente por los aborígenes del lugar.
Existen Comunidades Mapuche que ofrecen tortas fritas y pan casero a los visitantes: tentadoras delicias luego de esquiar o de una larga caminata.

En la zona turística “Estepa de los Dinosaurios” es típica la producción primaria de manzanas, peras, frutas de carozo, frutas finas, hongos y aromáticas que caracterizan a esta región y constituyen la materia prima para la elaboración de postres, chutneys, conservas, hongos, frutas disecadas, jugos y licores.
Los restaurantes y casas de té ofrecen platos típicos, algunos de ellos basados en productos alimenticios locales. En Neuquén capital se ofrece un menú típico patagónico utilizando como base a la trucha, salmón, cordero o chivo y ahumados; y otras comidas en las que se utilizan productos locales como ingrediente básico, como hongos, jugos de frutas y postres (de frutas finas y panqueques de manzana).

Centenario, Vista Alegre, San Patricio del Chañar y Añelo, regadas por aguas del río Neuquén, se han destacado históricamente como productoras de frutas de carozo y pepita, aunque en los últimos años se han agregado productores de frutas finas, hongos y aromáticas, por lo que existen varios establecimientos que realizan conservas de hongos, dulces artesanales, jugos y otros que producen y fraccionan miel.
Algunos de los establecimientos agroturísticos disponen de restaurante o casa de té y ofrecen tanto repostería como otros productos elaborados artesanalmente (tortas, dulces, conservas, jamones, embutidos, etc.)
Ir a enlace turismo rural/donde se practica.
En pleno Alto Valle de la Provincia del Neuquén, en las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo se ubican bodegas con viñedos propios que se dedican a la elaboración de vinos finos.
Se destaca la calidad de los mismos, que ha sido reconocida con medallas de oro y plata al competir en certámenes a nivel nacional e internacional a lo largo de su corta trayectoria.
En los últimos cinco años, estas localidades han incorporado una importante superficie (3.300 has) al sector vitivinícola siendo Cabernet, Sauvignon, Malbec, Merlot, Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc, las variedades que mejor se adaptan al clima de la región.
Las bodegas ofrecen la posibilidad de realizar visitas guiadas por sus instalaciones y luego degustar los vinos finos.
Los restaurantes de dos de ellas (con chef de reconocidas escuelas del país) permiten al visitante saborear platos exclusivos, donde los contrastes de las mezclas agridulces de las carnes patagónicas con verduras, frutas y vinos de la zona, dan como producto final un plato único y exquisito.
Ir al enlace ruta del vino, manzanas y dinosaurios/bodegas.
La gastronomía de la zona turística “Patagonia Termal” se destaca por la cría de chivos, que son ofrecidos en los restaurantes del lugar.
Algunos establecimientos de Caviahue y Copahue ofrecen a los visitantes platos elaborados en base a truchas y chivitos, además de la comida representativa argentina (asado, empanadas, etc.).

En la zona turística “Patagonia de los Valles y Volcanes” la gastronomía es muy variada, sin embargo actualmente la oferta al visitante es limitada.
Las comidas poseen un alto valor calórico y están fuertemente influenciadas por las costumbres chilenas dada la cercanía con el vecino país y la gran cantidad de inmigrantes: se elaboran panes con grasa, productos con ñaco o mote, quesos, chicha, chupilca, empanadillas, soppone, dulces, licores, pancutra, chicoca de maíz, trigo nacido, frangollo y quinoa.
Estos alimentos se ofrecen en Las Ovejas, Los Miches, La Salada, Tricao Malal, Andacollo y en otras localidades del Norte Neuquino.
El chivo constituye la base de la alimentación de los pobladores, y se puede degustar en los restaurantes de Chos Malal, La Salada, y Andacollo, además de las fiestas populares.
Los dulces de frutas regionales de Huinganco y la miel de Chos Malal son productos que han adquirido notoriedad por la trayectoria de sus fabricantes y la calidad de los productos.

subir